Bodegas

Viñedo

En nuestros viñedos es donde comienzan a gestarse cada uno de nuestros vinos, por eso tienen para nosotros una importancia vital.

El total de superficie cultivada por nuestros socios es de 3.500 Hectáreas, repartidas por toda la zona de producción de la D.O. Jumilla, se reparten en diferentes niveles de altitud y de características del terreno, pero donde predominan tierras calizas y pobres, lo que proporciona cosechas cortas en cantidad, pero uvas muy concentradas en aromas y color. Esta gran diversidad es la que nos proporciona la gran ventaja de tener materia prima de calidad y con características diferenciadas, con lo que podemos elaborar una gran gama de diferentes vinos.

El buen cultivo de nuestras viñas está avalado por la experiencia de nuestros agricultores, dado que muchas parcelas han ido pasando de una generación a otra a lo largo de la prolongada historia de BSI, y siempre asesorados por los técnicos de campo en especial en la época de maduración de la uva, donde se hace un continuado seguimiento para vendimiar las diferentes uvas en su momento más adecuado, según el vino a obtener.

La variedad principal, la que nos da la personalidad y nos diferencia es la Monastrell, que ocupa el 80% de la superficie, la segunda en extensión es la Syrah, que se ha adaptado como ninguna otra a las condiciones del suelo y el clima, y además se cultivas otras como Petit Verdot, Merlot y Tempranillo. Entre las variedades blancas tenemos Airén y Sauvignon Blanc.

Algo muy especial en el cultivo de nuestra variedad Monastrell son las cepas de pié del terreno o pie franco, que son aquellas que no están injertadas sobre un vid americana, lo cual acentúa las características varietales. En algunas parcelas con una estructura especial del terreno, con una costra caliza poco profunda permite que las raíces de las cepas pasen a través de esta costra y ayudado por la sequía y al tierra arenosa no pueda desarrollarse la filoxera.